El verano en Blocona (o de cómo cambió mi vida)

 

“De vez en cuando la vida

nos besa en la boca y

a colores se despliega como un atlas…” (Joan Manuel Serrat)

2014-07-25 18.04.23

30 de junio, último día de trabajo en la empresa donde llevo 25 años, ¿es el principio del cambio? en realidad no, mi vida empezó a cambiar, si se puede poner una fecha en la que se empieza a cambiar – la vida es cambio de por si – bien, pues esta parte de mi vida empezó a cambiar a principios de año cuando veo completada por fin la restauración de mi casa rural y el inicio de mi andadura en Ana de las Tejas Azules, en marzo como ya sabéis abro el Hotel Rural que tanto he soñado y tanto trabajo, disgustos y esfuerzos me ha costado.

Sí, es el inicio de una etapa nueva, los primeros clientes, las primeras satisfacciones…

???????????????????????????????2014-07-25 18.04.23p Cómo decía, el 30 de junio me quedo sin trabajo, con el verano encima y sin ocupación en Madrid, decido instalarme en Blocona y dedicarme de lleno a promocionar y atender Ana de las Tejas Azules.

Todavía no hace mucho calor, el incipiente verano va llegando a Blocona poco a poco, el pueblo va recibiendo los primeros habitantes estivales, muchos de ellos son totalmente nuevos para mi, debo aclarar que en Blocona viven permanentemente unas 5 personas, unas 3 o 4 alternan su estancia allí con otras ciudades, para unos pocos es lugar de trabajo, pero en suma no más de 10.

La vida en Blocona empieza a cambiar a primeros de Julio, es mi primer verano, llegué al pueblo con el frío, la nieve y el pueblo semi-desierto; Blocona renace en verano, cuando los niños empiezan a llegar y corren por sus calles y sus campos, juegan en el frontón y en el parque infantil, cuando se empieza a planificar las fiestas (que no son hasta el 15-16 de agosto pero ya no se habla de otra cosa), cuando sus hombres empiezan a cosechar.

2014-08-15 16.48.42p                                                                    IMG-20140722-WA00012014-07-25 18.04.23
2014-07-25 18.04.23

Las mañanas transcurren rápido, el trabajo en el hotel, los desayunos, las habitaciones, que todo esté listo para los huéspedes, algunos arreglos o retoques…

El frutero, el panadero que llegan con sus mercancías en sus furgonetas…

 Pero el momento mágico sin duda, es el atardecer, Blocona está rodeada de caminos que van hacia el cementerio, hacia la cantera, al barranco del Hocino, a la Fuente del Otero, al barranco de Yuba, a Corvesín…, si habéis seguido mi blog, ya habréis visto que los he recorrido uno a uno, tarde a tarde a esa hora mágica en que el sol cae sobre los montecillos, bañando los campos de color, de luz y sombras.

IMG-20140705-WA0008p

Los corzos bajan a beber agua al atardecer

2014-07-10 20.57.51p

Caida de la tarde en los caminos de Blocona

2014-07-23 21.33.44p

Vista de Blocona al atarceder

Poco a poco voy sintiéndome parte de esa, para mí, nueva Blocona, voy sintiéndome parte de sus gentes y sus campos.

2014-08-18 21.10.02p

Sé que mi vida está cambiando, sabía que el 30 de junio supondría un punto de inflexión pero todavía no sabía hasta qué punto.

 Blocona tenía guardada para mi una nueva cara, la cara del amor, un hombre auténtico, un hombre con semblante sereno y recio como la tierra soriana que le vio nacer y alma sensible y amable, de azules ojos cansados que brillan de nuevo ante la sorpresa que le depara el destino.

 Juntos empezaremos a recorrer los caminos, las calles, los campos … y aún cuando la vida nos lleve por distintas sendas o pasemos por momentos difíciles, volveremos a Blocona, al calor del hogar o a la sombra de los chopos, donde encontraremos uno en el otro cobijo y pasión.

 

“De vez en cuando la vida

afina con el pincel

se nos eriza la piel

y faltan palabras…” (Joan Manuel Serrat)

 

 

 No os diré que vengáis a Blocona y que conoceréis al amor de vuestra vida, pero el  otoño, al calor de la chimenea, promete.  😉

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *